Capítulo 33

Era ya más de la mitad de la primavera y el sol comenzaba a calentar de forma que se hacía notar.

La sala de entrenamiento se mantenía a una temperatura agradable. Con el tiempo, Megumi había incluido secciones especializadas para cada tipo de poder, había zonas donde practicar la agilidad, movimientos, áreas preparadas para soportar hechizos elementales, además de algún que otro tipo de circuito para poner a prueba todas sus capacidades. La zona de lucha colectiva, en ese momento estaba siendo utilizada y sus alrededores se tambaleaban. Lo bueno de aquella zona era que protegía a quien estuviera dentro para que los daños fuesen mínimos y evitar cualquier susto desagradable.
Hana dio un salto hacia atrás y de detrás de ella salieron disparadas unas enredaderas con los extremos afilados. En seguida la cubrieron por delante dando de lleno en el lugar de su oponente. Las enredaderas se clavaron en el suelo creando una nube de polvo, pero en el lugar de impacto ya no había nadie. Se giró hacia los lados buscando. Ni rastro, en seguida se dio cuenta: el techo. Consiguió esquivar por los pelos el puñetazo que venía de arriba a gran velocidad. El aire le daba ventajas, claro estaba, ya que Rora era la dueña del viento y hasta ahora era la más fuerte de los cuatro.

Según Megumi los cuatro elementos ordenados según la destrucción que causarían, serían: viento, agua, fuego y tierra.

<> Había dicho.

Hana – ¿Quéeeee? ¿Entonces soy la más débil? – preguntó en una conversación pasada.

Megumi – que sea el último en el rango destructivo no lo hace más débil. Tienes el poder de crear vida de algún modo, además de dotes de curación que desconoces. Míralo por ese lado. Además los terremotos no son ninguna tontería. – respondió entonces.

Hana – pero yo no quiero destruir…

Todavía les quedaba mucho por aprender y para eso estaban allí. Mientras unos daban rienda suelta a sus poderes luchando entre sí – sin hacerse daño real, claro –, otros probaban otro tipo de ataques para no tener que depender solo de hechizos y magia.

Este era el caso de Shira, ella sabía que debía entrenar más pero le costaba asimilar ese gran poder y esa gran responsabilidad, por eso decidió cambiar sus tácticas. Ahora intentaba combinar magia con lucha cuerpo a cuerpo. Por eso les pidió a Shiroi y Kuroi que le enseñaran algo de lucha física, ya que ellos iban a clases de artes marciales algunas tardes; además de darle más uso a la espada.

Shira empezó a realizar alguno de los movimientos. Esquivó un puñetazo de Kuroi pero no pudo evitar la patada de Shiroi que la tiró al suelo. En seguida se levantó a por él pero Kuroi la inmovilizó por detrás rodeándola fuertemente con los brazos, Shiroi alzó el puño e hizo el gesto de golpear la cara de la chica pero sin llegar a darla.

Shiroi – volvimos a ganar – bajó el brazo y Kuroi la soltó.

Shira – porque no me habéis dado tiempo de sacar la espada que si no, no tendría tanta desventaja. – suspiró.

Kuroi – ¿de verdad que no prefieres luchar solo con uno?

Shira – no, hasta que no lo consiga no pienso parar.

Kuroi – esto va para largo – rió mientras se posicionaba.

Shira – ¿Cómo es que tenéis tanta experiencia en la lucha y ataques con hechizos? Si no recuerdo mal solo estuvisteis desaparecidos unas semanas y antes de eso no teníais magia.

Shiroi – emmm – se rascó la cabeza – al parecer nuestra magia estaba dormida, y lo de la experiencia… supongo que se debe al entrenamiento que nos daban allí. Noche y día sin descanso ¿no, Kuro?

Kuroi – yo cada vez me acuerdo de menos cosas, y las que recuerdo son tonterías que se van haciendo borrosas y cosas sueltas de la pelea… aunque ya puestos me podía haber olvidado de todo.

Shiroi – si, no es muy agradable revivir eso de nuevo – echó a Rora una mirada rápida – yo me acuerdo de bastantes cosas pero como si fuera un sueño y van desapareciendo poco a poco también. Las caras están algo difusas, pero estoy seguro de que si vuelvo a verlas las reconocería. Ahora, igual dentro de un tiempo es posible que ni las reconozca.

Shira – y… ¿visteis a ese tal “Él”? siempre hablabais de ese tío.

Kuroi – memoria borrosa – dijo levantando la mano.

Shiroi – no, no llegamos a verle. Las órdenes nos las daba un chico que tenía un parche en el ojo derecho. Si no recuerdo mal.

Kuroi – ¿Un pirata? ¿Estás de coña no? Vimos Piratas del Caribe el finde pasado, has mezclado cosas tío. – se sentó en el suelo y su hermano le imitó.

Shiroi – tú que sabrás si estas amnésico perdido – le dio una colleja cariñosa.

Kuroi – vete al Caribe con los piratas, anda. – se giró hacia Shira que estaba partiéndose observándoles – oye Shira antes de que se me olvide… necesito comentarte una cosa – dijo pensativo.

Shira – ¿sobre qué? – preguntó sorprendida.

Kuroi – cuando no haya clones míos delante. Aunque él ya lo sabe, pero prefiero evitar sus comentarios de empollón. – Señaló a su hermano mientras sonreía a la vez que Shiroi le respondía con una mueca de burla.

Shira – ¿debo preocuparme? ¿Tan importante es?

Kuroi – Sí. No. Puede. A ver, para mí sí porque no me sentiré a gusto hasta…bueno ya se hablará – hizo un gesto con la mano para quitarle importancia. Por su parte su hermano permanecía sumido en sus pensamientos. De pronto pareció despertar y dijo con una sonrisa insinuadora:

Shiroi – te va a pedir salir.

Kuroi – No seas payaso, ratilla de biblioteca. Mentir no está bien.

Shiroi – ¿por eso no quieres que esté delante? – alzó las cejas sentenciando.

Kuroi – no es un tema que necesite público – miró a Shira que tenía una mueca de estupefacción en el rostro y se apresuró a aclarar: – ¡¡que no es eso!!

Shira – no sé si quiero saber que te traes entre manos Kurpin…

Shiroi – hazme caso – Miró a la chica con la seriedad propia de él – ya verás cómo te pide salir.

Kuroi – deja de meter mierda, maldito – le dio un puñetazo en el brazo. – hey ¿qué narices es eso?

Shira iba a decir algo pero siguió la mirada del pelinegro y vio que bajo sus pies se extendía un extenso charco. Entonces se miró las manos y comprobó que de sus dedos chorreaba agua.

Shiroi – Shira tus ojos están azules…

Shira – no estaba usando mis poderes – se defendió – me habéis puesto nerviosa. No se le hace eso a un elemental.

Shiroi – cuidado cuando le pidas salir entonces, podría matarte – dijo tranquilamente mientras se incorporaba.

Kuroi – vete a descifrar el origen del universo. A lo nuestro: defensa ante ataque lateral – se colocó en posición, y los otros dos le imitaron.

Kuroi se lanzó sin avisar y Shira hizo un giro rápido esquivando y alzando la mano dispuesta a asestar un puñetazo. Sin darse cuenta sus ojos se volvieron azules con reflejos eléctricos, lo que significaba que su poder se había activado, de nuevo. Se escuchó un chasquido y la sala se empezó a llenar de agua. Grandes cascadas empezaron a salir de distintas paredes de la sala. Rápidamente todos salieron de allí mientras Megumi se encargaba de detener aquel desastre.

Estaban ya fuera enfrente de la puerta de la sala de entrenamiento. Nadie podría imaginarse que tras esa puerta y bajando unas escaleras había una enorme sala de entrenamiento que parecía abarcar todo el vecindario. Cuando Megumi regresó, todos se giraron hacia Shira mirándola con culpabilidad.

Shira – eee…yo no he hecho nada – se defendió al percatarse de la mirada de sus compañeros.

Kuroi – soy testigo de tu intento de asesinato.

Shira – pero si yo no estaba pensando en controlar el agua, ni siquiera quería usar magia. Solo quería darte un puñetazo en la cara – intentó excusarse a la vez que Rora soltaba una carcajada a lo lejos.

Hana – esperad – se acercó a Shira y le alzó la muñeca izquierda. – se me había pasado por completo, tu pulsera no está.

Shira – ¿mi qu…? – se miró la muñeca extrañada – ¡es verdad ya no me acordaba! ¡Pero si siempre la llevo puesta! ¿Cuándo…?

Hana – En la pelea contra Kuroi se rompió. ¿Cómo se nos pudo pasar? – se lamentó llevándose la mano a la cara.

Shira – mierda ¿cómo no me di cuenta? ¡Con razón que me pasen cosas raras con el agua! Y yo que pensaba que mis poderes estaban evolucionando…

Sejo – si claro… de los aquí presentes tú eres la que va peor con el control de los poderes, lo cual ya era un problema y si encima no llevas la pulsera…incluso los gemelos te superan y eso que hace poco que los descubrieron.

Shira – pero ellos porque no son elementales y no les cuesta tanto. ¿Y la pulsera no era solo para el uniforme?

Rora –¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOO!! También ayudan a controlar, no vaya a ser que en alguna situación se nos vaya la olla y pasen cosas raras con nuestros elementos… ¿tú escuchas a Megu-chan cuando habla, cacho panfi?

Shira – claro – dijo seria. Todos parecieron sincronizarse para alzar una ceja – eso es muy espeluznante, dejad de hacerlo.

Kuroi – y un huev…

Shiroi – esa boca enano.

Kuroi – y un egg la escuchas.

Rora – pues eso hay que solucionarlo…¡¡Megumi opciones!!

Megumi – mmm – empezó a caminar pensativa acariciándose la barbilla. ¿¡POR QUÉ ME CONTÁIS ESTO TAN TARDE!? ¡HAN PASADO CASI CINCO MESES!

Shira – puueees paso esto y luego lo otro y encima con lo de mas allá… es imposible profe.

Megumi – y encima siendo elemental… ¡¿te das cuenta de la que has podido liar?!

Shira – ¿pero estamos todos vivitos, no?

Megumi – pues es un gran problema porque la Comisión de Magos solo me dio las justas para cada uno sin recambios, son muy resistentes y ¡llevan siglos existiendo! ¿Qué hiciste para cargártela?

Shira – culpa suya – señaló a Kuroi que saludó con la cabeza.

Megumi – bueno a ver si consigo contactar con ellos para que me digan cómo conseguir una nueva… – se notó algo de nerviosismo en su voz.

Rozo – ¿y cómo vas a contactar con ellos? ¿Con algún hechizo chulo? Vaya, toda la casa se llenaría de un aura extraña, tendríamos que tapar las ventanas para que los vecinos no pensasen que estamos invocando al demonio o algo parecido… ¿Cómo lo harás?

Megumi – ¿eh? No, llamándoles al móvil. – dijo sacando el dispositivo de su bolsillo.

Rozo – me decepcionas.

Megumi – ¿y qué esperabas? Al fin y al cabo son gente normal. Dentro de lo que cabe, claro – sonrió alejándose.

Rozo – si normalísimos, con poderes mágicos como todo el mundo tiene.

Shira – estas resentido.

Rora – lo entendemos.

Hana – no te preocupes te queremos igual.

Rozo – ¡que estoy bien!

Rozo – Tras un largo rato de charla en que la cara de Megumi pasó por varios estados: de alegría a mocarrera, de estreñimiento a felicidad extrema, de burla a aburrimiento y finalmente se decantó por la Poker Face…

Sejo – Rozo tío deja de plagiar al narrador y que haga su trabajo anda, que para eso le pagan…

Narrador – ¡¡¡Y UNA MIERDA ME PAGAN!!!

Rora – ¡¡tú a la historia!!

Después de unas cuantas deliberaciones, Megumi se dispuso a hablar con el semblante serio.

Shiroi – ¿y bien?

Megumi – veréis… va a ser más complicado de lo que pensáis. Sobre todo porque ellos no nos pueden proporcionar ayuda alguna.

Kuroi – ¿y por qué nosotros no tenemos una de estas? – preguntó mirando la pulsera de Rora. Al tocar el pequeño colgante de estrella, Rora apareció con el uniforme – HALA TÚ.

Rora – ¡¡estate quieto leches!!

Shiroi – pues yo quiero una.

Kuroi – ¡¡mira Shiro mira!! – dijo a la vez que tocaba seguidamente la estrella y Rora pasaba de estar vestida normal a vestir un uniforme de lucha y viceversa.

Shiroi – menuda tecnología, ¿cómo funciona? – miró interesado el accesorio.

Rora – ¡¡QUE OS ESTÉIS QUIETECITOS!! – dijo a la vez que los estampaba contra el suelo.

Megumi – esto…

Rora – habla.

Megumi – Para los clones puedo hacerme con una pulsera solo para lo del uniforme porque ellos no necesitan controlar tanto ya que como habéis dicho antes no son elementales y es otra historia y con lo de la Comisión de Magos…no me pueden conseguir ninguna, me han dado una opción pero no sé si estáis lo suficientemente preparados para ella…

-Fin del capítulo-

Capítulo anterior                                                                                        Capítulo siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s